008 Transmisión de información

Transmisión de información

Hace bastantes años teníamos toda la información almacenada en nuestro disco duro, como mucho se tenía un disco duro externo conectado por usb en el que se hacían copias de seguridad o algunos dvds grabados con nuestras fotos, documentos… pero hoy día tenemos multitud de soluciones deslocalizadas o no, en las que tenemos desperdigados cientos de archivos y se me antoja difícil la transmisión de información.

Transmisión de información
Transmisión de información

En esos momentos en los que me pongo a divagar y reflexionar sobre lo divino y lo humano, me pregunto qué pasaría si, Dios no lo quiera, me pasase algo. Mi mujer, aunque maneja con soltura móviles, tablets y ordenadores, no es ni mucho menos una usuaria avanzada y estoy seguro que desconoce cómo se maneja un nas o cómo acceder a los servicios de la nube.

Yo tengo toda mi biblioteca fotográfica en la nube, además la tengo en el nas, con los documentos pasa lo mismo, si mi mujer quisiese acceder a esta información no sé si se encontraría con problemas físicos para acceder al nas por ejemplo y a problemas virtuales como contraseñas al acceder a la nube.

Para acceder por ejemplo al nas, es necesario saber cómo hacerlo pero además es necesario conocer usuario y contraseña, lo que me hace preguntarme si estamos haciendo lo correcto en cuanto a la transmisión de información.

Hoy me gustaría que me contases cuál es tu modo de proceder, ¿has hecho un tutorial en el que explicas cómo acceder a todos tus servicios?, ¿has grabado un screencast sobre el tema?, ¿le das clases a tu pareja los sábados por la mañana sobre lo que ha de hacer?, ¿guardas un vídeo tuyo hablándole a la cámara y le has puesto de título “ver en caso de muerte”?

Espero, ávido, tus comentarios

Comments

  1. almeyda says

    Interesante reflexión. Justo sobre esto llevo dando vueltas al coco varios meses y me ha venido como anillo al dedo tu podcast.
    En principio pensé en darme de alta en lastpass y onepassword o similiar y tener todas las contraseñas centralizadas, pero ya no para no tener que hacer login en los sitios (cosa que prefiero hacer para ejercitar la memoria) sino para tener de manera digital una copia actualizada de todos mis passwords que pudiese ser consultada en caso necesario. De esta manera solo tengo que dar un solo password a aquellas personas cercanas que me interese.
    Al final desheche esta idea. El motivo? no hay ninguna sistema de seguridad que no caiga antes o después y si precisamente usamos niveles diferentes de contraseñas en diferentes sitios contamos con la ventaja de que si uno de ellos es hackeado solo tenemos en peligro aquellos datos que tengamos en ese sistema. Pero amigo, si cae lastpass (o similar) sería el mayor agujero de seguridad desde que yo tengo uso de razón. Eso si que sería dejar con el culo al aire a muchos usuarios. Por ello esta opción no me vale.
    Después de seguir pensando decidí que lo mejor era el sistema de la libreta, con todo anotado y bien guardada en casa Eso si con algún sistema sencillo de encriptación casera para evitar ponerlo fácil a un imaginario caco que entre en casa.
    Aunque a día de hoy y después de pensarlo mucho creo que es la mejor opción, ya que las posibilidades de: 1) que nos roben, 2) que encuentren la hoja en cuestión 3) que la entiendan 4) que les interese y 5) que puedan desencriptarla son prácticamente nulas he llegado ala conclusión de que al ritmo que avanza esto estaría obligado a actualizar cada poco tiempo este papel y seguro que acabaría olvidando.
    La conclusión a la que he llegado es que la información que para mi es tan importante no lo es para otras personas y que nuestro paso por el mundo es efímero. No somos tan importantes como para pensar que nuestra información debe ser estudiada, cual paleontólogo, por nuestros seres queridos. Con una excepción, las fotos. Pero ello lo tengo solventado hace tiempo. Esta todas en google photos y se puede acceder con mi cuenta de google principal, la cual tiene la sesión abierta en mis ordenadores de confianza. Quien quiera, con acceso físico a ese ordenador entra y las ve, descarga, etc.

    Quizás mas adelante, si cambio de opinión, me mande un correo a mi mismo, con el asunto “CONSULTAR EN CASO DE MUERTE” en el que explique de manera somera como acceder a los 4 datos importantes. El resto se perderá en el olvido con mi memoria y nadie lo echará de menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *