014 Infoxicación

Infoxicación

Nativos digitales, hijos de la información, infoxicación… palabros como estos son utilizados a diario para hablar de unas generaciones de personas que han nacido en el momento con mayor información de la historia. Dicen que un sólo día de 2015 genera más información que toda la generada por la humanidad desde el principio de los tiempos hasta finales del siglo XX, no sé si llegará a tanto pero sí que estoy seguro que somos la generación más informada de la historia… y probablemente la peor informada.

La infoxicación o exceso de información nos rodea allá donde vayamos, radio, prensa, televisión… webs, blogs, podcasts… todo lo que nos rodea nos bombardea con información, unas veces veraz y de calidad y otras, la mayoría, de baja calidad y altamente subjetiva.

Si abrimos un periódico y buscamos una noticia concreta y luego abrimos otro y buscamos la misma noticia, lo más probable es que nos enfrentemos a dos caras de una misma moneda. Los “colores” de los medios informativos en muchos casos distorsionan la realidad que nos rodea y por tanto desinforman más de lo que informan.

En el otro lado de la balanza están los blogs más o menos amateurs o que no tienen una cariz político definido, ahí nos encontramos con el caso contrario a lo anteriormente citado. Sólo hace falta abrir un gestor de feeds cualquiera, en mi caso Feedly, para darse cuenta que es fácil encontrar una misma noticia repetida hasta la saciedad, muy probablemente compartan el título y casi seguro hasta la imagen destacada.

Y lo que es peor aún, hay medios que, a falta de noticias, se las inventan. Hace unos días publiqué un artículo en nuestro blog de Recetas Thermomix en el que lamentaba la acción emprendida por varios diarios digitales publicando una noticia que, si bien era cierta, tenía más de un año de antigüedad pero que a falta de noticias veraniegas, habían hecho saltar a la palestra a esta obsoleta noticia.

La infoxicación está provocando desinformación por un lado y aburrimiento por el otro, hace falta, nos hace falta (me incluyo) algo más de originalidad, olvidarnos de los colores políticos, alejarse de los titulares repetitivos, dejar volar nuestra imaginación y darle una vuelta de tuerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *